Cargando...

Visión Azul y Oro: "Una mala tarde... una más"

Visión Azul y Oro:

La semana pasada hablamos de que el partido contra el Atlante representaría una verdadera prueba para los Pumas con relación a la esperada mejoría y aunque en ese sentido nos hayan quedado más dudas que certezas, hay cosas que quedaron demostradas con esta nueva derrota.

Una de ellas es que a pesar de que en lo futbolístico se mejore, no se puede llegar muy lejos si se siguen cometiendo errores mentales como el codazo de Francisco Palencia, que además de costarle la expulsión, le rompió al equipo las aspiraciones ofensivas y le entregó a los Potros la iniciativa en el juego.

Así como se reprochan las actitudes de los jóvenes cuando cometen imprudencias, en el caso de Paco el grado de irresponsabilidad es mayor porque se supone que es de los hombres experimentados y debe tener una perspectiva más clara de en dónde está parado para realizar alguna acción. Tampoco se trata de decir que está bien tirar codazos a lo bruto, pero si quieres hacerte sentir con el rival no lo hagas en medio campo con el abanderado de frente, hasta para ser marrullero se necesita inteligencia.

Podemos decir que pesaron las ausencias de los seleccionados, pero los que entraron en esta ocasión son los mismos que juegan la "Concachampions" y han tenido mejores actuaciones que la de este domingo en Cancún y sería injusto cargarles la responsabilidad de una mala tarde… una más. 

Quien sí tiene una gran responsabilidad de lo ocurrido es Ricardo Ferretti y no porque él le haya dicho a Palencia que hiciera su chistecito o a Íñiguez que jugara su peor partido de este año, sino porque no tuvo la capacidad de enviar un mensaje adecuado a sus jugadores cuando el partido se emparejó en el número de hombres.

Hay cosas que no se entienden con gritos y mentadas de madre, cuando eso deja de funcionar hay que utilizar otros recursos y los cambios son una forma perfecta de comunicarle a un equipo lo que el técnico quiere. Si hace un cambio ofensivo les está diciendo que busquen el resultado y cuando mete a alguien defensivo le pide al resto precaución y orden.

Hacer el primer cambio al minuto 85 no sirve de mucho en estos casos porque no dejas que quien acaba de entrar se involucre en el juego y que los demás asimilen la idea. Aún con ello, Oscar Rojas logró hacer un par de buenas jugadas (una de ellas que David Cabrera desperdició terriblemente), ahora imaginemos qué hubiera pasado si lo mete 15 minutos antes.

No faltará el que diga que ya me creo técnico o que sé más de futbol que el Tuca, pero tampoco hace falta ser Jorge Valdano para darse cuenta que Íñiguez no estaba funcionado y era importante darle un revulsivo al equipo. 

Lo que sí creo es que esta derrota pudo doler más que las otras, porque estoy seguro que la mayoría de los aficionados pensaba ver algo muy diferente y lo único que les puede quitar el mal sabor, por lo menos un poco, es ver que dos de sus mejores hombres (Israel Castro y Efraín Juárez) lucieron con la playera verde y están cerca del Mundial.

Luis Arteaga

 

Las opiniones expuestas en esta columna pueden coincidir o no con las del sitio DalePumas.com, pues son responsabilidad únicamente del autor.
Foto: Mexsport
Tags

Comentarios