Cargando...

¡A la final!

¡A la final!

Pumas se llevó un susto grande del Olímpico Universitario, pero nuevamente en los últimos minutos apareció la garra y el espíritu de los jugadores para conseguir el gol de la clasificación a la gran final del futbol mexicano.

La ventaja de 2-1 obtenida el miércoles en el Estadio Cuauhtémoc, fue un arma de doble filo para el conjunto del "Tuca" Ferretti, ya que aparentemente entraron al partido de vuelta bastante desconcentrados, lo que permitió que el Puebla se pusiera en ventaja por dos goles apenas transcurrida media hora del encuentro.

No habían pasado dos minutos cuando el árbitro central, Marco Antonio Rodríguez, marcó un penal a favor del equipo visitante, que posteriormente fue convertido en gol por Sergio Pérez.

Esa anotación le dio mucha confianza a los de La Franja, quienes necesitaban ganar por diferencia de dos tantos para arrebatarle el boleto a los Pumas.

Al minuto 29, Daniel Osorno se encargó de ilusionar a los poblanos con una final, luego de anotar el 2-0 para la visita. El primer tiempo terminó con los Pumas eliminados sorpresivamente, y esa situación se prolongó casi hasta el final del partido.

En la segunda mitad los locales se lanzaron con todo al frente para tratar de igualar el marcador global de la serie, lo que les daría el pase automático por la mejor ubicación en la tabla general, en lo que es el primer criterio de desempate en la liguilla mexicana.

Pumas era dueño de la pelota pero le faltaba la claridad para definir sus situaciones, además se notó la ausencia del cerebro del equipo, Leandro Augusto quien no se ha recuperado de su lesión.

Al final, la persistencia felina rindió frutos, ya que al minuto 88 tras un centro por la derecha, el central paraguayo de Pumas, Darío Verón, apareció desmarcado por el segundo palo para rematar potente de cabeza y conseguir el gol que nuevamente puso a los universitarios en la final.

Ahora sólo resta esperar a que se defina el rival en la serie que determinará quién será el campeón del Torneo Clausura 2009. Tendría que ocurrir un milagro, como el que casi ocurre para el Puebla, para que Tuzos y Pumas no sean los dos protagonistas de la final, sin embargo, esto es futbol y todo puede pasar.

Pumas debe aprender la lección y mentalizarse totalmente en obtener la sexta estrella de la institución, sin importar si el rival es Pachuca o Indios. Para ser campeón, los felinos tendrán que valerse de sus principales armas: la garra, el corazón y la humildad, todo ello que los ha sacado adelante durante los momentos importantes del torneo y de la liguilla.

 

Redacción DalePumas.com
Foto: Mexsport
Tags

Comentarios