Cargando...

Amarga despedida del campeón

Amarga despedida del campeón
Marco Antonio Palacios

Pumas terminó la temporada con una actuación bastante pobre, acorde a lo que fue su andar a lo largo de las 17 fechas, tras apenas rescatar un empate por 1-1 en casa frente a Indios, el peor equipo en la historia de los torneos cortos, ya que no fue capaz de ganar ni un solo partido en el Apertura 2009.

El equipo de la UNAM no pudo despedirse de su afición de manera digna, ni en el resultado, ni en lo futbolístico. Este mediodía en el Olímpico se repuso de un 0-1 con el gol de Marco Antonio Palacios al minuto 42, para de esa forma alcanzar en el marcador a los fronterizos, que se habían puesto en ventaja al 38, con el tanto del uruguayo naturalizado mexicano, Héctor Giménez.

La igualada no le sirvió de nada al conjunto auriazul, que llegó a 17 puntos, para quedarse en el último lugar del grupo tres, mientras que el conjunto visitante llegó a seis, en el fondo del grupo uno.

En su intento por tener un cierre digno de torneo, Pumas salió a la cancha con demasiado respeto para el rival, por lo que sus arribos a la meta defendida por Humberto Hernández, fueron esporádicos y poco lo inquietaron.

Indios, por su parte, vinó hacer su partido y metió en su dinámica al conjunto auriazul, que tuvo una clara en los pies del argentino Martín Bravo y pese a estar solo ante Hernández, en un servicio que intentó prender de volea, terminó por abanicar y echar su remate lejos del arco visitante.

Por su necesidad de ganar, Indios sorprendió a Pumas y al minuto 38, se pudo adelante con la anotación de Giménez, quien dentro del área remató de cabeza un servicio del charrúa Juan Ramón Curbelo, para vencer a Bernal.

Pumas reaccionó y al minuto 42 se encontró con el empate, Palacios se agregó al ataque en un tiro de esquina y en el rebote conectó el balón de cabeza, para superar al portero Hernández, que nada pudo hacer por evitar el gol.

Para la segunda parte, la tónica del encuentro no cambió, Indios metió en su ritmo al conjunto universitario, que por su parte cayó con una serie de imprecisiones, que lo llevó a perder la posesión del esférico.

Cuando finalmente logró hilvanar sus jugadas, Pumas se topaba con un doble muro defensivo, que le costó trabajo superar y con disparos de larga distancia, lograron inquietar la meta del conjunto fronterizo.

De esa forma, el todavía campeón del futbol mexicano se despidió de su afición, que lo apoyó en todo momento y que salió decepcionada, ya que esperaba una goleada sobre un rival que en el papel llegaba al Estadio Olímpico Universitario como víctima.

El trabajo del silbante Miguel Angel Ortega fue aceptable y por Pumas amonestó a Francisco Palencia, mientras que por parte del conjunto fronterizo pintó de amarillo a Edwin Santibáñez y al uruguayo Juan Ramón Curbelo.

 

Foto: Mexsport
Fuente: Notimex
Tags

Comentarios